Si los trobos están “tumbados”, horizontales, se hayan insertos en desvanes o payos de viviendas, pajares u otras construcciones similares, principalmente dentro del pueblo.

En este caso, la tapa exterior del dujo es la que tiene las dos, tres o cuatro piqueras y la tablilla, estando fabricada esta tapa con varias tablas de madera unidas o clavadas entre sí. Ocasionalmente, las encontramos de piedra labrada. El cuerpo del trobo se encuentra completamente en el interior del edificio, y bien es un tronco hueco similar al vertical, o un escriño o cesto de mimbre, o una cuba o barrica, o bien cajones hechos con tablas.

Desde el interior de la construcción podemos acceder a los panales que hay dentro del trobo. Estos están sellados y cubiertos por una tapa de madera, unidas al cuerpo con unas bisagras de cuero, tela o piel, etc., completando su estructura con barro y estiércol.