El objetivo principal es sin duda alguna preservar el ingente patrimonio cultural y natural apícola tradicional del medio rural de Asturias, por respeto y homenaje a quienes antes que nosotros, trabajaron, aprendieron y cuidaron de este territorio, de la naturaleza que ahora disfrutamos y que no siempre tratamos bien.

 Ambientales

Mejorar la polinización de la flora silvestre, de huertas y cultivos.

Fomentar la biodiversidad en su conjunto.

Conservar el paisaje cultural asturiano gracias a la custodia del territorio.

 Culturales

Preservar la arquitectura apícola de nuestros abuel@s.

Transmitir la sabiduría popular apícola a punto de extinguirse.

Crear un atractivo recurso educativo y cultural para todas las edades.

 Sociales

Promover la participación y el voluntariado por el bien común y rural.

Impulsar la ciencia ciudadana como generadora de conocimiento.

Recuperar sentimientos y vivencias entre personas de distintas generaciones.

 Económicos

Poner en valor un patrimonio ambiental y cultural único muy amenazado.

Ofertar servicios culturales, turísticos y gastronómicos vinculados a un legado tradicional apícola.

Comercializar miel y otros productos apícolas artesanales, ecológicos y de altísima calidad.